Para Profesionales de la Salud

¿Cómo saber si es FTD? ¿Cuáles son las formas de ayudar a una persona diagnosticada? Esta sección ayuda a responder estas preguntas y más con información y recursos actualizados.

Tratamiento de DFT

Si bien las investigaciones en curso conducen a una mayor comprensión de la base molecular de la FTD, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. aún no ha aprobado ningún tratamiento modificador de la enfermedad. No existe ningún medicamento o tratamiento disponible que haya demostrado prevenir, curar o retardar el declive de estos trastornos.

Sin embargo, muchos síntomas de FTD pueden tratarse. Tanto las intervenciones farmacológicas como las conductuales están disponibles para el beneficio sintomático de características cognitivas y conductuales específicas.  En la FTD, se deben considerar primero las intervenciones no farmacológicas, y los medicamentos se deben considerar junto con dichos tratamientos.

Al recetar medicamentos a pacientes con FTD, los médicos deben preguntar al paciente y a los cuidadores qué síntoma es el más problemático y tratarlo primero. Tal claridad ayuda a manejar las expectativas y facilita la comprensión de la familia de si el médico está tratando de tratar un síntoma que está directamente relacionado con DFT (p. ej., comportamientos obsesivo-compulsivos) o uno que es un comportamiento de respuesta (p. ej., el paciente está aburrido y busca estímulo). Involucrar y educar a los cuidadores de esta manera los ayuda a ser mejores socios en el control de los efectos de los medicamentos.

Un número limitado de estudios abiertos y estudios controlados con placebo han investigado el uso de medicamentos psiquiátricos, para el Alzheimer y otros en la DFT (Tsai y Boxer 2016; Boxer y Boeve, 2007; Huey et al., 2006). Si bien se espera que la intervención farmacológica mejore con el avance de la investigación, los agentes existentes pueden usarse para tratar los síntomas y contribuir a la calidad de vida del paciente y del cuidador (Jicha y Nelson, 2011).

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina

Los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) a menudo son útiles para tratar una amplia variedad de síntomas conductuales en la FTD, que incluyen apatía, depresión, agitación, ansiedad y conductas obsesivo-compulsivas. Estos agentes se consideran relativamente seguros en la población con demencia.

Agentes antipsicóticos

El comportamiento agresivo y agitado puede ser difícil de tratar y es problemático para los cuidadores. Los medicamentos antipsicóticos deben evitarse cuando sea posible debido a la mayor mortalidad, accidentes cerebrovasculares y complicaciones cardíacas de estos medicamentos en pacientes (de edad avanzada) con demencia. Se desconoce el riesgo de estas complicaciones que amenazan la vida en pacientes con FTD más jóvenes, pero las características psicóticas florecientes y otros comportamientos relacionados con la seguridad que no responden a los ISRS pueden requerir el uso de esta clase de agentes. Sin embargo, también pueden ocurrir otras respuestas adversas graves. Al igual que los pacientes con otras demencias que no son de Alzheimer, los pacientes con FTD pueden ser demasiado sensibles a las respuestas adversas con estos agentes, especialmente aquellos relacionados con el funcionamiento motor (p. ej., parkinsonismo y distonía tardía).

Los médicos deben sopesar los pros y los contras de usar neurolépticos en general, y específicamente qué clase usar (típica o atípica), qué agente específico usar y en qué dosis. No existen análisis basados en la evidencia para ayudar al médico a tomar estas decisiones. Los efectos secundarios (sedación, parkinsonismo, discinesia tardía) son mucho más comunes en los neurolépticos típicos, pero esta clase, específicamente el haloperidol, puede ser una opción razonable si el costo es una preocupación importante. La mayoría de los médicos hoy en día usan neurolépticos atípicos, ya que tienden a ser mejor tolerados, tienen una eficacia razonable (basada únicamente en la experiencia anecdótica) y no tienen un costo prohibitivo para la mayoría de los pacientes/familias. El dicho habitual es crítico: "Comience con poco y vaya despacio" cuando se inicia cualquier medicamento en la clase de antipsicóticos, y titule hacia arriba según sea necesario y tolerado.

Inhibidores de la colinesterasa

Varios medicamentos están aprobados para el tratamiento sintomático de los síntomas cognitivos de la EA. Estos a veces se recetan fuera de etiqueta para pacientes con FTD. Los inhibidores de la colinesterasa brindan una estabilización temporal o una mejora modesta en la atención/memoria, las actividades de la vida diaria y el funcionamiento global en la enfermedad de Alzheimer porque esos pacientes tienen niveles reducidos de acetilcolina en el SNC. Los pacientes con FTD no tienen pérdida colinérgica; sin embargo, estos agentes han sido estudiados en el tratamiento de FTD y han mostrado resultados desalentadores. No se recomienda el uso rutinario (Tsai y Boxer, 2016).

Aunque los inhibidores de la colinesterasa ayudan con los síntomas conductuales (incluida la apatía) en la enfermedad de Alzheimer, los pacientes con FTD pueden tener respuestas adversas, incluido el empeoramiento de la impulsividad y la desinhibición, por lo que se debe tener cuidado al usar estos agentes en pacientes con FTD con problemas conductuales prominentes. Muchos médicos prescriben estos medicamentos como prueba, especialmente cuando la etiología de la enfermedad no es definitiva.

Centro de Neurología Cognitiva y Enfermedad de Alzheimer de Northwestern Medicine recurso sobre el diagnóstico y tratamiento de la APP notas: “Debido a la probabilidad 30%-40% de la enfermedad de Alzheimer (EA), algunos médicos recetarán medicamentos para la enfermedad de Alzheimer como Exelon (rivastigmina), Razadyne (galantamina), Aricept (donepezil) o Namenda (memantina). No se ha demostrado que ninguno mejore la PPA”.

memantina

El antagonista del receptor de N-metil-D-aspartato memantina (Namenda) es el otro potenciador cognitivo aprobado por la FDA para el Alzheimer. Sin embargo, la investigación sobre el uso de este fármaco en la FTD utilizando un enfoque doble ciego controlado con placebo no ha demostrado que sea eficaz. Algunos estudios sugieren que este agente en realidad puede tener un efecto perjudicial sobre la cognición en algunas personas con FTD (Boxeador, et al., 2013).

Medicamentos contra la ansiedad de benzodiazepina

El uso de benzodiazepinas como lorazepam (Ativan®); alprazolam (Xanax®); clonazepam (Klonopin®); y diazepam (Valium®) en personas con FTD puede aumentar la confusión y el riesgo de caídas y, por lo tanto, debe usarse con precaución.

Levodopa/Carbidopa

Muchas personas con FTD presentan parkinsonismo que incluye temblores, rigidez, dificultades de movimiento y bradicinesia. La PSP y la CBD son trastornos de FTD que se caracterizan por síntomas de Parkinson atípicos. Desafortunadamente, el parkinsonismo en FTD no es muy tratable. Los pacientes responden mínimamente a la L-DOPA (van Swieten, et al., 2010).

Agentes psicoestimulantes

Otra clase de medicamentos que deben usarse con extrema precaución para los comportamientos de FTD son los agentes psicoestimulantes [p. ej., metilfenidato (Ritalin), dextroanfetamina (Dexedrine), etc.]. Los resultados adversos no son raros y estos medicamentos deben ser el último recurso (Dolder, Davis y Mc Kinsey, 2010).

El Centro de Memoria y Envejecimiento de UCSF también ofrece un recurso útil, Medicamentos en la demenciaque usted puede desear considerar.

Resumen

Dado que el manejo de medicamentos de este grupo de pacientes es complicado, los médicos de atención primaria pueden querer derivar a los pacientes con DFT con problemas de conducta a centros académicos especializados en DFT. Desafortunadamente, no existen medicamentos que ayuden con el mal juicio y los comportamientos inapropiados que son tan comunes en la FTD. Las intervenciones no farmacológicas, que incluyen OT, PT, terapia del habla, cambios conductuales y ambientales y apoyo, son las intervenciones más efectivas disponibles en la actualidad. Estos son esenciales como suplemento y alternativa general a los medicamentos. La educación del cuidador es clave. Los cuidadores también deben ser referidos a AFTD para obtener asesoramiento sobre recursos disponibles en su área.

Referencias clave